Polinyà y Terrassa. Ejemplos de exigencia a la Sareb solución habitacional

Siendo actualmente la SAREB o banco malo la mayor inmobiliaria europea, con miles de activos tóxicos en su haber, se han abierto muchos frentes de lucha, con ejemplos como los que presentamos de Polinyà y Terrassa, para exigir a la SAREB el derecho a acceder a una vivienda digna por medio de la cesión o alquiler social de sus viviendas.

El caso de Polinyà. La vía institucional en la conquista del derecho a la vivienda.

Polinyà del Vallés es una localidad a 30 Km de Barcelona, con una población de unos 8000 habitantes. Los vecinos de Polinyà han comprobado cómo la burbuja inmobiliaria se establecía poco a poco en esta población: Siendo un pueblo en expansión, no se libró de la especulación del ladrillo, por lo cual se edificó con unos precios desorbitados.

Polinyà siempre ha sido considerada una población industrial, con numerosas empresas que nutrían de puestos de trabajo a sus habitantes. La crisis también ha afectado a su industria: muchas empresas han cerrado y otras tantas han cambiado su ubicación, ocasionando un gran desempleo.

Desde la PAH de Polinyà, creada hace poco tiempo, han puesto todo su empeño para luchar por el derecho a una vivienda digna para las familias del pueblo. En cada reunión de la PAH semanal, cada vez son más las familias que están en exclusión de emergencia social, a cual caso más difícil. Su lucha se ha centrado principalmente en la SAREB:

En esta pequeña población disponen de un bloque entero de viviendas con un total de 19 pisos, así como 8 viviendas más independientes a este bloque, todas ellas de la SAREB. Desde la PAH el objetivo es la ocupación de todas esas viviendas vacías por las familias del pueblo con una necesidad tan vital como es una vivienda digna.

Han optado por iniciar conversaciones por la vía institucional para lograr este objetivo. La PAH ha exigido este hecho al Ayuntamiento, el cual ha empezado a mover ficha y proporcionar más ayudas a las familias, así como la implicación junto con la PAH para exigir una solución a la SAREB y que proporcione un alquiler social de estas viviendas. Tras numerosos intentos, con la decisión del Ayuntamiento de presentarse en las oficinas aunque no obtuviera una respuesta a la petición de reunión, finalmente la SAREB ha prometido recibirle el mismo día 29 de la Junta de Accionistas.

El caso de Terrassa. La acción directa en la conquista del derecho a la vivienda.

El Casal Popular Atzur se ocupó a principios de octubre de 2012 con la voluntad de abrir un espacio de encuentro, debate y transformación social abierto a la ciudad de Terrassa y al barrio. Era y es una apuesta para la construcción de la unidad popular y juvenil en la ciudad, con el apoyo de diversas entidades y asociaciones vecinales.

El inmueble donde se encuentra el Atzur pertenecía a Revalua, grupo inmobiliario de Caixa Penedès. En el momento en que Caixa Penedès empezó a quedarse con terrenos y edificios de promotoras y constructoras que habían sido embargadas o no habían podido continuar con la promoción de la obra, a raíz del reventón del boom inmobiliario, se creó una empresa que se llamaba Terres i Porjectes S.L. donde metieron todos los activos tóxicos. Paralelamente, la parte de negocio de la entidad financiera fue absorbida por Banca Mare Nostrum (participado por otros bancos también en fallida y creado para poder recibir ayudas públicas). Más tarde conocerían que el inmueble donde se encuentra el Casal Popular Atzur, forma parte del grupo de activos tóxicos que pertenecen a la SAREB.

Al cabo de pocas semanas de la ocupación, recibieron una denuncia por ignorados ocupantes y una de las personas que participa del proyecto se autoinculpó en el procedimiento. Éste en todo momento ha ido por vía civil.

Entendiendo que el Casal estaba satisfaciendo una necesidad social de la ciudad a la vez que denunciaba públicamente la especulación inmobiliaria, gran responsable de la situación económica actual, decidieron presentar en el pleno del Ayuntamiento un ruego y pregunta, pidiendo al consistorio el posicionamiento de éste al respeto del proyecto,  que se posicionara como mediador entre las dos partes en conflicto (el Casal y Caixa Penedès) y que interpelase a la parte demandante a parar la denuncia interpuesta mientras no se resolviera la mediación.

Finalmente, el Ayuntamiento accedió a sus peticiones, consiguiendo, al menos momentáneamente, parar el proceso judicial. Desde entonces ha habido una sesión de mediación en que los representantes de la entidad financiera verbalizaron la disposición a escuchar una propuesta de cesión de uso. A día de hoy se está trabajando en la redacción de la propuesta para un nuevo encuentro con los representantes de Caixa Penedès, la persona mediadora entre el Ayuntamiento y el Casal, que en la práctica sigue gestionando la situación las viviendas traspasadas, como el resto de bancos que han traspasado activos tóxicos.

Desde la asamblea gestora del Casal y todos los colectivos y organizaciones que participan en él entienden y valoran que el éxito del proceso ha sido en gran parte por haber pasado a la acción directa, mediante la ocupación del inmueble, para luego plantear una posible negociación, donde el Ayuntamiento se ha posicionado públicamente a favor de éste proyecto de unidad popular.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s